Pinturas acrílicas

Pinturas acrílicas

Cómo pintar con pintura acrílica



La pintura acrílica es una de las más recomendadas para iniciarse en el mundo de la pintura. Esto se debe a varias razones. Entre las ventajas del acrílico encontramos:

    Para empezar, su uso es muy sencillo.
    Esta pintura evita el uso de disolventes y productos con mal olor.
    Además, su precio es muy asequible.

Como en todas las técnicas, existen varias marcas y tipos de pintura acrílica en función de lo que queramos realizar. De todas formas, para comenzar a pintar con Acrílico no necesitaremos una pintura de gama alta. Para esta técnica hay variedades de gama estudio con muy buena relación calidad-precio.

Los acrílicos contienen un material plastificado (polímero acrílico, derivado del látex) que lo convierte en una pintura de secado muy rápido y cubriente. Esta técnica empezó a usarse a  principios del siglos XX. Artistas como Wassily Kandisky utilizaban la pintura acrílica en sus composiciones.


Materiales para pintar con acrílico

    Pintura acrílica
    Pinceles
    Agua
    Paleta de mezclas
    Lienzo, Tablilla entelada o incluso papel para acrílico

Cómo usar acrílico, paso a paso

    Primero debes verter un poco de pintura sobre la paleta de mezclas. Debe ser de superficie plástica no porosa para poder limpiarlo con facilidad cuando hayamos acabado. La pintura acrílica se mezcla muy bien con otros colores para crear nuevos tonos. Recomendamos hacer estas combinaciones en la paleta y no sobre el soporte como en otras técnicas.
    Aunque no es necesario crear un boceto previo sobre el lienzo, te recomendamos que lo hagas al principio. Por tanto una vez tenemos la tonalidad que queremos podemos pintar directamente en la zona que queramos. Para pintar, se humedece ligeramente el pincel en agua y se esparce directamente la pintura.
    El acrílico se puede trabajar solo con agua. De todas formas, es recomendable utilizar algún medium acrílico para mantener las propiedades de nuestra pintura. Además, puedes pintar con la pintura sin modificar, tal y como viene en el tubo o bote.
    Para cambiar de color puedes utilizar el mismo pincel para que los tonos se entremezclen u optar por coger uno limpio. Es importante que el tiempo que no estés utilizando el pincel lo dejes sumergido en agua. Esto se debe a que el acrílico se seca muy rápido y puede estropearlo.
    El acrílico acepta varias capas. Por tanto, si necesitamos hacer alguna corrección o aplicar una veladura sobre una superficie ya pintada, solo tendremos que dejarlo secar y pintar encima.
    En los trabajos con la técnica del acrílico no es imprescindible una capa final, ni fijador de ningún tipo. A pesar de esto, es recomendable aplicar un barniz de protección, para garantizar una mayor duración de nuestra obra.


Pintar con acrílicos, trucos y consejos

Después de este cómo pintar con acrílicos para principiantes te dejo con algunos trucos. Así tu iniciación al acrílico será más sencilla:

El acrílico es una pintura que se mezcla muy bien para crear nuevos colores. Por tanto, para los primeros dibujos será suficiente con disponer de blanco, negro, amarillo, magenta y cyan. Así podrás hacer un buen cuadro. Por su pigmentación, el blanco y el amarillo se suelen utilizar más así que recomendamos comprar botes más grandes de esos colores.

Los pinceles más recomendables son los sintéticos (nylon, toray, teijin…) pero se puede emplear cualquier otro tipo para generar diversos acabados. Por ejemplo los que se suelen utilizar para óleo, de cerdas, son muy útiles con acrílicos densos. Estos, nos permiten dejar una pincelada basta en la que se aprecie la marca del propio pincel.

Además, respecto a los pinceles, os aconsejamos tener entre la variedad por lo menos una paletina. De esta forma, hacer los fondos no será una tarea tan pesada. Además, hazte con un pincel pequeño y fino para poder hacer los detalles fácilmente. Para conservarlos y que os duren mucho tiempo os recomendamos echar un vistazo a este tutorial sobre cómo limpiar pinceles.

Esta técnica es muy fácil para comenzar, pero llegar a dominarla completamente es algo más complejo, pero no imposible. Si no fijaros en esta obra de Keng Lye hecha con acrílico y resina. ¿Os veis capaces de hacer algo así dentro de poco? Sólo se necesita tiempo y paciencia para dominar la técnica.